UN PASEO POR SU HISTORIA

 

PREHISTORIA

El origen de la presencia humana en el término de El Pedroso podemos situarla en el Paleolítico, dado que se han encontrado puntas de flechas de silex. El hallazgo de cerámicas que en arqueología se denominan "crecientes", también confirman la existencia de poblamientos en el Calcolítico, dado los hallazgos en la zona granítica del Pago de las Porrillas, próximo al núcleo urbano.

 

PROTOHISTORIA

El término de El Pedroso formaba parte de la Turdetania (Reino de Tartesso) habitada por las tribus tartessas y túrdulas.

 

BAETICA ROMANA                                     

En los campos de El Pedroso de forma aislada y en superficie, únicamente se encuentran restos de tégulas y de ladrillos, siendo inexacto y erróneo identificar a El Pedroso con la Augustobriga que los escritores latinos y griegos situaron en la Vettonia (Lusitania) coincidente con Talavera la Vieja (Cáceres).

 

ÁRABES. KURA DE FIRRISH

La Kura de Firrish, era el distrito árabe a la que perteneció El Pedroso, cuya capital Firrish, se sitúa en el término municipal de San Nicolás del Puerto, en el Cerro de la Armada. Escasa es la toponimia heredada de los musulmanes: Calle del Alcazarejo, Medio Almud, Risco Morisco, Algamasilla, Piedra de la Mora Encantada, Río Gusna (Rivera del Huéznar), Arroyo del Parroso y olivar del Altacar.... Hace años en las dehesas de Montegíl y Manchallana se encontraron dos tesorillos de monedas árabes, actualmente depositadas en el Museo Arqueológico de Sevilla. 

 

EDAD MEDIA, RECONQUISTA Y REPOBLACIÓN

Como jurisdicción de la Tierra de Sevilla, el Consejo de El Pedroso, ya declarado Tierra de Realengo, surge a partir de la creación del gran Concejo de Sevilla, una vez finalizada la conquista del Reino de Sevilla en 1248. Pero el primer documento sobre la existencia de un Concejo denominado "lugar de El Pedroso" lleva fecha del 11 de junio de 1266; se trata de una donación de tierras que Alfonso X efectuó a D. Remondo, Arzobispo de Sevilla "pora pan a Anno e vez en el pedroso".

La consolidación del "lugar del Pedroso" está documentada en la Crónica de Alfonso XI, ya que pernoctó en dicho lugar, la noche de un miércoles del mes de mayo de 1342.

El 24 de septiembre de 1429, los diputados de Sevilla, nombraron alcalde del castillo del lugar del Pedroso a Fernán Gutiérrez de Escobar, nombramiento que confirma que en el núcleo urbano existió un castillo medieval, con total seguridad situado en el cerro donde, durante la dictadura de Primo de Rivera, se construyó las "Escuelas Nuevas" obra de Aníbal González.

 

VISITAS REALES

El 25 y 26 (sábado y domingo) de febrero de 1502, los Reyes Católicos procedentes de Sevilla, permanecieron en El Pedroso. Isabel de Portugal, acompañada de caballeros portugueses y castellanos, moró en el lugar del Pedroso los días 27 y 28 de febrero de 1526, en su marcha hacia Sevilla para contraer matrimonio con Carlos I.

 

AMÉRICA

El descubrimiento de América, permitió que cifra importante de pedroseños, se incorporasen a su conquista y poblamiento, destacando D. Jerónimo López Hernández, que por su valiosa participación en la conquista y poblamiento de México, Carlos I le concedió, para él y sus descendientes escudo de armas; invitado por el Emperador, permaneció dos años en su corte, volviendo a México por orden expresa del Monarca, donde fue escribano del Cabildo y Regidor perpetuo de México capital.

El 14 de agosto de 1535 la armada de D. Pedro de Mendoza partió con destino a la conquista del Río de la Plata, entre sus hombres se encontraban Rodrigo de Quirós, Juan Cabeza, Cristóbal Alonso de Mesa, Francisco de Rivera y Alonso Núñez, cooperando en la fundación de Buenos Aires (Argentina) y Asunción (Paraguay).

 

MINERÍA

Obviando "si los romanos o árabes" explotaron los yacimientos mineros de El Pedroso, la primera información documentada procede del reinado de Carlos I, Real Cedula en la que se citan los yacimientos de plaza de Guadalcanal, Cazalla de la Sierra Y El Pedroso.

A finales del siglo XVIII, el vicario de la Villa del Pedroso, informaba de "que en el cerro del Hornillo y cerro del Higuerón" se estaban explotando unas minas de oro. Ya en el XIX, en el año 1817, se fundó la Compañía de Minas de Hierros de El Pedroso y Agregados,  para explotar las minas de hierro de "El Fontanal", "El Cañuelo" y "Monteagudo", término de El Pedroso, que sería la primera Siderurgia de Sevilla.

Esta "Compañía de Minas y Agregados", se constituyó con doce socios, y al mes siguiente aumentó en veinte. En 1.827 pasaron a explotar también las minas "Rosalino", "Juanteniente", "Rocalma", "Navalostrillos" y "Navalázaro". En 1.868 se comenzó el ferrocarril desde Sevilla a Fábrica de El Pedroso, y se terminó en 1.874, pero de El Pedroso a Fábrica de El Pedroso no se utilizó hasta el año 1.883.

La estimación de la calidad de los minerales fue formulada por Ferdinando Roemer, profesor de la Universidad Breslau en el año 1.872. Siderurgia que experimento su mayor auge a partir de 1831 con el nombramiento de D. Francisco Antonio de Elorza y Aguirre como director facultativo, buenos augurios que se vieron truncados, pues en 1888 la compañía se declaró en suspensión de pagos.

Posteriormente, empresas nacionales (con sedes sociales en Bilbao) y extranjeras, arribarán a la comarca y explotarán sus yacimientos, sobre todo el hierro, que exportarán a sus paises de origen, hasta los años treinta del siglo XX. En los años 1957-1968 se produce en El Pedroso una timida recuperación de la actividad minera, con la explotación del Pozo San Manuel (pago del Redondillo).

 

EMIGRACIÓN

El Pedroso, que en el segundo cuarto del siglo XX se aproximó a los 5.000 habitantes, a partir de 1960 comienza una imparable caída de su población como consecuencia de la emigración hacia zonas de desarrollo industrial, estimandose ahora una población de 2.493 habitantes.